La hija viejitas cojiendo con chavos de 18 años de emigrantes rusos, a diferencia de sus antepasados, está segura de que el sueño americano es una polla en su vagina.