Una estudiante de 18 años con un coño apretado le advirtió al semental que la terminara viejitas fallando no en el hueco, sino boca abajo.